miércoles, 16 de agosto de 2017

LOS REFUGIADOS REPUBLICANOS EN FRANCIA: DE LOS CAMPOS AL TRABAJO FORZOSO EN ARGELIA

*

El 29 de marzo de 1939, el buque Stanbrook llegaba al puerto de Mazalquivir, cerca de Orán, con 2.638 exiliados republicanos a bordo. El barco iba cargado hasta los topes tras la evacuación de emergencia del puerto de Alicante, cercado por las tropas franquistas, y días después de la capitulación de Madrid en la Guerra Civil española.
 
 
Muchos de esos exiliados republicanos acabarían en campos de concentración en Argelia, o forzados a trabajar en pleno desierto por el gobierno francés filonazi de Vichy instaurado en 1940. A gran parte de ellos se les aplicó luego la ley de Compañías de Trabajadores Extranjeros (CTE) por la que los solicitantes de asilo debían trabajar obligatoriamente para el Estado en distintas tareas, siendo una de ellas la construcción del Ferrocarril  Transahariano, que pretendía enlazar Níger con el Mediterráneo atravesando el desierto.
 
 
Pero no solo los pasajeros del Stanbrook serían maltratados por las autoridades francesas. Cuando la Guerra Civil estaba en sus últimos compases, cientos de miles de personas cruzaban los Pirineos con la esperanza de huir de las represalias franquistas. El 25 de febrero de 1939, el Ejecutivo francés reconoce al Gobierno franquista e intercambia embajadores, con casi 440.000 refugiados españoles en sus fronteras según un informe francés de la época. Finalmente, cerca de 550.000 españoles fueron encerrados en campos de concentración improvisados, la mayoría cerca de la frontera con Francia. 
 
 
Son tiempos complicados: Francia cae rápidamente bajo el dominio nazi y los prisioneros republicanos son considerados, como poco, un problema, y tratados como mano de obra esclava en muchos casos. Hasta el final de la Segunda Guerra Mundial y la caída del Gobierno colaboracionista de Vichy, esta sería la tónica general de los exiliados: campos de concentración y represión, como el tristemente célebre Mauthausen. Pero los destinados al desierto argelino —colonia francesa en aquellos años— sufrieron también condiciones inhumanas.
 
 
El 20 de junio de 1939, el gobernador civil de Argelia escribe al prefecto de Orán para que construya de urgencia un campo de internamiento para refugiados españoles. En menos de dos meses, el campo de Relizane está listo, situado a 200 kilómetros de Orán, y con capacidad para 792 personas. Los barracones y los trabajos forzados en el desierto pasan a ser la realidad de estos exiliados. 
 
 
Cerca de la frontera con Marruecos se estableció otro campo, el de Bou Arfa, a 320 kilómetros de la costa, situado estratégicamente en las proximidades de una mina de manganeso y del Transahariano. En Bou Arfa, 1.200 prisioneros extranjeros trabajaban en las obras ferroviarias y, aunque no todos eran españoles, todos sufrían unas condiciones muy duras. Bou Arfa compartía parte de las características de Relizane, como la improvisación y los barracones, pero no estaba vallado, ya que los oficiales contaban con que el desierto se encargara de quien tratara de huir. 
 
 
En el libro Atrapados, la periodista Montserrat Llor recoge los testimonios de varias víctimas del franquismo, entre ellos el de Antonio Cánovas Lapuente, que pasó por los campos de internamiento en Francia y Argelia, entre ellos el de Bou Arfa. Cánovas, que se alistó en el ejército republicano tras el estallido de la contienda, explica que huyó a Francia porque "tenía más miedo de la represión franquista que de la guerra".
 
 
El republicano comenzó su periplo como prisionero en Argèles-sur-Mer, un campo cercano al mar en el sur de Francia. Tras este, Agde, donde le ofrecieron trabajar en una CTE, a lo que accedió, y acabó en Saint-Cyprien, al norte de Francia, para acondicionar la base naval de Brest. Esa sería tomaba en 1940 por los alemanes, y en la huida francesa Cánovas acabaría en Casablanca, desde donde lo enviaron a Bou Arfa. Allí le esperaban años de trabajo en unas condiciones brutales en pleno desierto.
 
 
Los presos españoles saboteaban el Transahariano, según relata Cánovas, por lo que llegaron a matar a uno de sus amigos: "Cuando le dieron el alto echó a correr y le pegaron un tiro". El ex luchador republicano y algunos de sus compañeros continuaron con su afiliación y actuación comunista clandestinamente, por lo que en 1942, cuando los descubren, Cánovas y otros de sus compañeros acaban en una prisión del actual Marruecos. Meses después, las tropas americanas desembarcan en Marruecos y en 1943 Cánovas es liberado.
 
 
Otro de los testimonios recogidos por Llor es el de María Salvo Iborra, que pasó también por aquella Francia cuyo Gobierno colaboracionista los calificaba de indésirables, indeseables. La republicana llegaría al campo de concentración de Moisdon-la-Rivière, en la Bretaña francesa, donde permaneció meses en condiciones insalubres hasta que fue deportada forzosamente a España, reclamada por el Gobierno franquista al igual que decenas de republicanos. Salvo Iborra pasaría 16 años en prisión en España, acusada de conspirar contra la Seguridad Interior del Estado.
 
 
Para tratar de regularizar la situación, se puso en marcha el Servicio de Evacuación de Refugiados Españoles (SERE) por parte de Juan Negrín, expresidente del Consejo de Ministros desde 1937. Este organismo trataría de ayudar a los exiliados en Francia y trasladaría a 14.000 de ellos a América antes de disolverse en 1940. Poco después, Indalecio Prieto organizaría la Junta de Auxilio a los Republicanos Españoles (JARE), que perduraría más tiempo, y ayudaría a llegar a México a unos 5.000 refugiados entre 1940 y 1942. La creación de ambas agencias fue otro de los muchos enfrentamientos entre Prieto y Negrín, que acabaría venciendo el primero.
 
 
Tras el fin de la Segunda Guerra Mundial, la situación de los exiliados republicanos en Francia terminó regularizándose, y muchos de ellos se quedaron definitivamente en el país como unos emigrantes cualquiera. Otros regresarían a España años más tarde, o marcharían a un tercer país. Pero algunos de ellos —como recogió e documental Cautivos en la arena— quedaron allí, enterrados en el desierto, en fosas anónimas. 

José Carlos Huerta, en infolibre.es


 Cautivos en la arena 



*

 El documental - Cautivos en la arena

Los españoles republicanos que poco antes de acabar la Guerra Civil Española embarcaron rumbo a Argelia, allí vivieron exiliados y fueron en su mayoría deportados al desierto del Sahara durante la Segunda Guerra Mundial.




lunes, 14 de agosto de 2017

Científicos, Doctores y Pilotos dicen la Verdad sobre las Estelas Químicas...



*

 El 15 de Julio del 2014 mas de 400 personas provenientes de todo el planeta se reunieron para presenciar una exposición pública de la Geoingeniería clandestina ante las autoridades del Condado de Shasta, California. Aportaron su testimonio científicos, médicos, pilotos, biólogos y abogados de los terribles costos de estos planes ocultos ante nuestros ojos.


 Modelo a seguir para todos nosotros, en nuestros municipios, para detener este terrible crimen contra todo el planeta.


El fin de este Planeta lo aceleran, están enfermos y estamos en sus manos ... hasta que nos pongamos de acuerdo en que la única opción es, luchar en su contra.


La Geoingeniería para la creación del Cambio Climático Artificial, no solo se basa en la Dispersión de Aerosoles desde Aeronaves y Barcos Transoceánicos, existe toda una gama de tecnologías disponibles:


-Tecnología Escalar (Energía Dirigida desde Satélites y Radares de Apertura Sintética, funcionando como Interferómetros Lineales).



– Tecnología Electromagnética (Frecuencias desde ULF para la Ionosfera irradiadas desde los Calentadores Ionosféricos tipo H.A.A.R.P., hasta Microondas y equipos radiantes desplazables).



Al calentar la Ionosfera, esta se desplaza hacia arriba creando una zona de baja presión en la Troposfera que afecta a la Estratosfera y como es lógico a la Frecuencia Schumann.



Se modifica la trayectoria de la Corriente del Chorro, afectando a la Corriente Oceánica Termohalina y con ella a todo el Clima del Planeta Tierra.


– Ionización Atmosférica cuando el resultado es de polo positivo (ausencia de Electrones es ausencia de Precipitaciones, efecto Torres Gwen).



– Tecnología Laser (Tormentas Inteligentes creadas desde los equipos que conforman los Escudos Anti-Misiles, tanto Satélites como Aeronaves e Instalaciones Terrestres Militares, tienen la capacidad de crear espectaculares precipitaciones e inundaciones masivas mediante el impacto de un Haz Laser de Gran Potencia sobre la Trayectoria de los Ríos de Vapor Troposféricos).



– Tecnología de Ondas de Choque (Ondas Sónicas que impiden la Nucleación Natural en las Nubes).
– Organismos Modificados Genéticamente (Bioprecipitaciones).


OTAN, DARPA, Northrop Grumman Space Technology, Lockheed Martin Corporation, NASA, Indra, Airbus o Carnegie Institution son algunas de las corporaciones e instituciones implicadas en estas actividades.


 

La Fuente de las Mujeres - La Source des Femmes



La Fuente de las Mujeres - La Source des Femmes


 
*
 En un pequeño pueblo de Oriente Medio, la tradición exige que las mujeres vayan a buscar agua, bajo un sol ardiente, a la fuente que nace en lo alto de una montaña. Leila, una joven casada, propone a las demás mujeres una huelga de sexo: no mantendrán relaciones sexuales hasta que los hombres colaboren con ellas en el transporte del agua hasta la aldea



El caso de Julius Lederer (y del agua que bebemos)

 Julius Lederer




Esta es la historia de Julius Lederer. Había nacido en Bornheim, Alemania, en 1980 y llegó a España, a A Coruña, en 2006. Estaba en contacto con su familia en Alemania y le pasaban una pensión pero pronto comenzó a vivir en la calle, siempre con su mochila y bien vestido. Poco a poco lo perdió todo, la mochila y la ropa y se cubría solo con una manta y unas bolsas de basura.


 Su olor era espantoso, pedía en la calle y, con el dinero que obtenía, compraba comida en los supermercados. 


Era tranquilo, pacífico y poco hablador; no quería tratos con nadie. Años más tarde, en 2011, y tras pasar por varios pueblos y ciudades de A Coruña y de la costa de Lugo, fue ingresado por orden judicial en el Área de Psiquiatría del Hospital de Lugo. A pesar del tratamiento, a los dos meses y con solo 31 años, murió.


No hay constancia oficial pero parece que falleció de potomanía, es decir, de consumo excesivo de agua. Los que le conocían de su vida en la calle no habían notado que bebiese agua en exceso. Sus familiares declararon que odiaba los fármacos y creen que, para eliminar de su organismo la medicación que le administraban en el hospital, bebía hasta diez litros de agua al día. Con tanta agua quizá eliminó los medicamentos pero también diluyó su medio interno, quizá provocó hiponatremia, o sea, un concentración en sangre de sodio demasiado baja, y esa fue la causa de su muerte.


Para conocer más la historia de Julius les recomiendo el documental “El mundo tras Julius”.




*


Pasemos ahora a la bibliografía científica sobre el consumo de agua. Hay que beber ocho vasos de agua al día. Esta es la recomendación que aparece todos los años en cuanto arrecia el calor. Dicen que es bueno o, más bien, indispensable para nuestra salud. Y, sin embargo, es un mito de esos tan habituales que tardan mucho tiempo, y mucha tinta, en desaparecer. O que parece no desaparecer nunca. Nos cuenta Aaron Carroll, de la Universidad de Indiana en Indianápolis, en un artículo en el British Medical Journal y en el diario El País, que todo comenzó en 1945 en una publicación del Consejo de Alimentación y Nutrición de Estados Unidos. Allí se decía que


Water. A suitable allowance of water for adults is 2.5 liters daily in most instances. An ordinary standard for diverse persons is one milliliter for each calorie of food. Most of this quantity is contained in prepared foods… Water should be allowed ad libitum, since sensations of thirst usually serve as adequated guides to intake except for infants and sick persons.”


Por tanto, “las personas necesitan unos 2.5 litros de agua al día”. Pero a la cita nunca se le añade el párrafo que seguía y que precisaba que “la mayor parte de esta cantidad está en los alimentos”.





 O sea, que no hay que traducir los 2.5 litros de agua en ocho vasos de unos 250 mililitros puesto que ya tomamos el líquido necesario con los alimentos. Beba cuando tenga sed, pero no exceso pues, como veremos ahora, demasiada agua es peligrosa. En fin, beba con sed y deje de beber cuando se le quite la sed.


El control de la sed viene del mecanismo que la evolución ha seleccionado para controlar el volumen de los fluidos internos y, sobre todo, de la concentración de iones y, más en concreto, del sodio. Si hay poco sodio se provoca la hiponatremia, y pueden aparecer síntomas como letargia, náuseas, convulsiones e, incluso, el coma y la muerte.


En febrero de 2015 se reunieron en Carlsbad, California, un grupo de 17 expertos en hiponatremia provocada por la toma excesiva de agua, sobre todo por la sed provocada por un intenso ejercicio físico. Entre los participantes en carreras de fondo, sea atletismo o ciclismo, la pérdida de fluidos provoca sed y, habitualmente, se toma mucho agua, casi siempre con iones, para reponer líquidos y iones. 




Pero se debe controlar la cantidad del líquido ingerido pues es frecuente que, al final de estas carreras, puede ocurrir que la mitad de los participantes presenten síntomas de hiponatremia por toma excesiva de agua. 


Así, los expertos recomiendan que, en carreras largas, los espacios habilitados para proporcionar líquidos a los atletas queden lo suficientemente espaciados como para evitar el consumo excesivo de agua.


Sin embargo, como cuentan Pascal Saker y sus colegas, de la Universidad de Melbourne, no conocemos con exactitud el mecanismo de ajuste entre la desaparición de la sed después de haber bebido y la cantidad de agua ingerida. En algún momento, al beber, la sed es reemplazada por la saciedad y, entonces, se deja de beber. 


Incluso se ha medido que el líquido que se toma se ajusta a la cantidad perdida que ha provocado la sed. Pero, repito, no se conoce el mecanismo que hace que nos sintamos saciados y ya no tengamos sed.


La sed la provocan señales de deshidratación en las células, los cambios en las concentraciones de diversas moléculas en la sangre y la pérdida de líquidos en el exterior de las células. Son varios mecanismos que, a su vez, provocan el funcionamiento de un sistema de hormonas con renina y angiotensina que controla la cantidad de fluidos corporales. 


Así se provoca la sed y es un mecanismos relativamente conocido y, por el contrario y como ya he mencionado, el proceso por el que desaparece la sed no lo es tanto. Parece que se relaciona con la sensación de sequedad en la boca y con los cambios que provoca en esa sensación el beber agua. 


Para estudiar si hay otros mecanismos, el grupo de Pascal Saker obtiene imágenes de resonancia del cerebro de voluntarios con sensación de sed cuando beben agua.


Las áreas del cerebro que se activan tienen que ver con la inhibición del proceso de tragar y con los músculos de la boca y la faringe que actúan para tragar. Trabajan con 20 voluntarios, con 7 mujeres, una edad media de 30 años y un rango de 25 a 45 años.


 Los investigadores provocan la sed en los voluntarios con una hora de ejercicio físico intenso en bicicleta estática y, después, se auto puntúan la sed que sienten de 0 a 10. A continuación, beben agua y se les hace la resonancia del cerebro.


La inhibición de tragar activa la corteza motora, la corteza prefrontal, la zona parietal posterior y el tálamo. Sobre todo se activa la corteza prefrontal del hemisferio derecho. Y cuando se bebe en exceso, por encima de la sensación de sed, la respuesta cerebral para inhibir el tragar es tres veces más fuerte que la respuesta habitual. 


El cerebro avisa de que tanto líquido no es necesario y que hasta puede ser un riesgo.




En conclusión, cuando se tiene sed y se bebe agua para quitar esa sensación incómoda, una de las primeras respuestas es inhibir la acción de tragar con lo que, en consecuencia, se deja de beber. Esta acción se localiza con más potencia en la corteza prefrontal del hemisferio derecho. Así se evita la toma excesiva de líquido que puede provocar la potomanía y la hiponatremia.


Y, ahora, veamos cómo, a menudo, cuesta tiempo y energía conseguir agua para aplacar la sed. A pesar de los progresos de las últimas décadas para conseguir el acceso de la población al agua potable, todavía 4000 millones de personas, más o menos dos tercios de la población mundial, sufren escasez de agua. En 2015 se estimó que más de 600 millones seguían sin disponer de agua limpia.


 Muchos hogares con acceso al agua deben ir a buscarla al pozo, la fuente, el río o cualquier otro lugar que proporcione agua potable o, por lo menos, que se pueda considerar más o menos limpia. Para aceptar que existe un acceso básico al agua, Jay Graham y su grupo, de la Universidad George Washington, en Estados Unidos, proponen que la condición es que se pueda ir a por agua y volver con ella al hogar en menos de media hora.


 Pero, añaden, muchos hogares necesitan dedicar más tiempo a buscar agua. Lo analizan en 24 países africanos del sur del Sáhara y estudian cómo se organizan en el hogar para traer el agua. Toman los datos de varias encuestas internacionales hechas sobre el terreno en los años 2005 y 2012.


En todos los países analizados, son mayoría las mujeres adultas que tiene que ir a por el agua para el hogar, con el mínimo en Liberia con el 46% de las mujeres y el máximo en Costa de Marfil con el 90%. Detrás se sitúan las niñas que, también en todos los países, superan a los niños, con una media del 62% para las niñas y el 38% para los niños. 


Hay seis países en que son los niños y niñas los que van a por el agua más que los adultos: Burundi, Camerún, Etiopía, Mozambique, Níger y Nigeria.


La escasez de agua en el hogar, la dificultad para conseguirla y la distancia a recorrer provocan inseguridad y estrés. Lo han medido Edward Stevenson y su grupo, del Colegio Universitario de Londres, en tres aldeas de Etiopía en las que una ONG ha construido aljibes para almacenar agua en la estación de lluvias y poder utilizarla en la estación seca. El estudio se hizo en marzo y abril de 2013 y de 2014. Otras tres aldeas cercanas, sin aljibes construidos, sirvieron como control.


Los resultados demuestran que el estrés en las mujeres, las encargadas de buscar el agua, es la mitad si disponen de agua en los aljibes respecto a las mujeres de las aldeas sin aljibes. Además, aumenta la cosecha y su calidad, otro posible factor estresante para estas mujeres, pues da seguridad tener alimentos para la familia e, incluso, la calidad y cantidad de la cosecha mejora su estatus socioeconómico.


En muchos países con dificultades para tener agua para el hogar, como hemos visto, son las mujeres las encargadas de conseguirla y su lucha para mejorar esa disponibilidad viene de hace tiempo. Por ejemplo, en 1991 Brinda Rao, de la Universidad de California en Santa Cruz, publicó un resumen de lo que había ocurrido en Maharashtra, en la India.


Cuenta que años antes, en 1972, un miembro del gobierno declaró que los 230000 pueblos del país sin agua potable ya la tendrían si fueran los hombres los encargados de llevarla a casa. En la India, como en África, el agua para el hogar es “cosa de mujeres”. Así es, y sobre todo en las zonas rurales, agua y mujeres son asuntos relacionados.




 Es en el norte de África, pero está muy bien contado en la película “La fuente de las mujeres”.Merece la pena verla.


Lo habitual es que las mujeres, de media, dediquen de tres a cinco horas al día para acarrear agua hasta el hogar aunque, además, y con las estadísticas de aquellos años, las mujeres hagan el 46% de todo el trabajo de la unidad familiar rural. Aunque, y es costumbre habitual, todo ello es el trabajo invisible de las mujeres. No se refleja en las estadísticas oficiales y, por tanto, es un problema sin visibilidad y no existe y, en consecuencia, no necesita soluciones.


En aquellas décadas de los setenta y ochenta, las soluciones no tenían en cuenta a las mujeres. La experiencia más innovadora en relación con el abastecimiento de agua fue la creación de cooperativas que se encargaban de su suministro y distribución. En la dirección de estas cooperativas había un consejo con un representante por cada hogar que era, por supuesto, un hombre.


 A pesar de esta falta de participación de las mujeres, Brinda Rao explica que en las aldeas con cooperativa, las mujeres se veían liberadas, en gran parte, del acarreo del agua hasta el hogar, lo que implica más tiempo para otras cosas, más seguridad, menos estrés y menos subordinación a las labores diarias.



 Eduardo Anguloculturacientifica.com | 13/08/2017




domingo, 6 de agosto de 2017

Que Mi Nombre No Se Borre De La Historia (Las Trece Rosas Rojas)

*

 LAS 13 ROSAS. Aquellas 13 jóvenes militantes, la mayoría modistas, que la dictadura franquista fusiló la madrugada del 5 de agosto de 1939 en la tapia del cementerio de La Almudena eran la flor y nata del proletariado madrileño.





 Eran las 13 Rosas rojas, 12 de ellas miembros de los clandestinos Radios de la Juventud Socialista Unificada (JSU) y del PCE. Que sus nombres no se borren jamás de la Historia...FRANQUISMO, GENOCIDA...VERDAD, JUSTICIA y REPARACION..
 

 Que Mi Nombre No Se Borre De La Historia (Las Trece Rosas Rojas) 




*

 Represión fascista de posguerra





  Que sus nombres no se borren de la historia tal como pedía Julia Conesa, una de las trece asesinadas, en su última carta a su familia, recordémoslas en este aniversario de su fusilamiento… y hagámoslo siempre.
1. Barrero Aguado, Carmen. Veinte años. Modista. Militante del Partido Comunista de España (PCE).
2. Barroso García, Martina. Veinticuatro años. Modista. Militante de las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU).
3. Brisac Vázquez, Blanca. Veintinueve años. No militaba en ningún partido político. Tocaba el piano en el cine Alcalá. Tenía un hijo de once años.
4. Bueno Ibáñez, Pilar. Veintisiete años. Modista. Militante del PCE.
5. Conesa Conesa, Julia. Diecinueve años. Modista y cobradora de tranvías. Afiliada a las JSU.
6. García Casillas, Adelina. Diecinueve años. Militante de las JSU.
7. Gil Olaya, Elena. Veinte años. Afiliada a las JSU.
8. González García, Virtudes. Dieciocho años. Modista. Militante de las JSU.
9. López Gallego, Ana. Veintiún años. Modista. Militante de las JSU.
10. López Lafitte, Joaquina. Veintitrés años. Afiliada a las JSU.
11. Manzanero Salas, Dionisia. Veinte años. Militante del PCE.
12. Muñoz García, Victoria. Dieciocho años. Pertenecia a las JSU.
13. Rodríguez de la Fuente, Luisa. Dieciocho años. Sastra. Militante de las JSU.




jueves, 3 de agosto de 2017

El pasado más oscuro de la reina Letizia sale a la luz en un polémico documental

*
El oscuro pasado de la reina Letizia sale a la luz en un polémico documental


El documental elaborado por un usuario de YouTube que revela el supuesto pasado “más oscuro” de la reina Letizia se ha convertido en viral.


El vídeo alcanza más de 1.439.000 de visualizaciones y ha creado un intenso debate entre los usuarios por la gravedad de sus acusaciones.


 El oscuro pasado de la Reina Letizia de España



*

 http://www.ecorepublicano.es/2017/08/el-pasado-mas-oscuro-de-la-reina.html




domingo, 30 de julio de 2017

El Congreso de España aprueba considerar la prostitución como violencia de género


 Comisión de Igualdad

 Se ha aprobado el voto de Izquierda Unida sobre la Prostitución. A partir de hoy el Congreso ha aprobado que la PROSTITUCIÓN ES VIOLENCIA DE GÉNERO con lo que esto supone legalmente.




*
 Se ha aprobado el voto de Izquierda Unida sobre la Prostitución. A partir de hoy el Congreso ha aprobado que la PROSTITUCIÓN ES VIOLENCIA DE GÉNERO con lo que esto supone legalmente.

Emitido en directo el 28 jul. 2017
 
🕓 12:00 horas: Comisión de Igualdad

📖 Orden del día: http://bit.ly/2twhiMW